sábado, abril 26, 2008

ESPIRITU OLIMPICO A TODA PRUEBA: LA GRAN HAZAÑA DE GABRIELLE ANDERSEN-SHEISS




Ahora que estan cerca los juegos olimpicos de Beijing, con todo lo que esta organizacion ha conllevado, con las protestas de la intervencion china en la region del Tibet, de la represion que alla se ejerce, es bueno recordar que no es la primera vez que sucede algo parecido, y que de pronto llega alguien a vestirse de heroe, tal vez no ganando medalla alguna, pero si ganando el corazon de todo el mundo y demostrando que en el deporte olimpico esta mas viva que nunca esta maxima del Baron Pierre de Coubertin, aquella que reza que lo importante no es ganar, sino competir.


Era 1984, se celebraban los juegos olimpicos de Los Angeles, Estados Unidos., y estaban manchados por el boicot que de ellos hicieron los paises del bloque comunista encabezados por la desaparecida URSS, victima a su vez de un boicot cuatro años antes en 1980 en las olimpiadas de Moscú a causa de la invasion sovietica en Afganistan.


Por primera vez en una olimpiada moderna se llevaria a cabo la carrera de maratón para mujeres, y habia polemica por ello, por que se decia que, si ya de por si la prueba era agotadora para los competidores varones, para una mujer seria algo devastador, aun asi se lleva a cabo la competencia y de la linea de largada salieron 50 mujeres para hacer historia.


En la linea de meta llegaron en primer lugar la estadounidense Joan Benoit, en segundo sitio entró la noruega Grete Waitz y en tercer sitio arribó la portuguesa Rosa Mota.


Pero llegó una mujer mas, en ultimo sitio, sin esperanzas de ganar nada, mas que la admiracion de todo el mundo por la forma en que llegó a la linea de meta, ¿quien era esa mujer?.


Ella era Gabrielle Andersen-Sheiss, instructora de esqui en Idaho, EUA, tenia la doble nacionalidad de estadounidense y suiza, y para las olimpiadas decide competir por Suiza, su pais natal, tenia 39 años entonces lo cual era una edad avanzada para acometer semejante empresa.


Como era de esperar se fue rezagando hasta el grado de que se pensaba que abandonaria por que se estaba deshidratando mucho, se corria la prueba a 27º de temperatura y ya habian habido adandonos en la carrera, pero siguió en la brega en medio de sus limitaciones.


Su llegada al estadio olimpico causó conmocion entre los asistentes que veian otras pruebas de campo, Gabrielle luchaba por mantener la vertical y caminaba ya dando traspies, los ayudantes intentaron que ella se retirara para recibir atencion medica pero ella se resistia dando voces y manotazos, estaba decidida a llegar a la meta costara lo que costara, la competidora se doblaba hacia su lado izquierdo y casi arrastrando una pierna y cruzando de un carril a otro daba la ultima vuelta al estadio para llegar al final.


Fueron los 5 minutos con 44 segundos mas dolorosos en la historia del deporte, ver a esa valerosa mujer que soportaba terribles dolores intentando llegar a la meta y rechazando cualquier ayuda de quienes se le acercaban, solo tenia en cuenta algo, a sus 39 años esa tal vez seria la unica oportunidad de competir en juegos olimpicos, la gente clamaba y aplaudia en medio de lagrimas para alentar a Gabrielle a llegar al final. (vease el video de abajo)


Y lo consiguió, sacando fuerzas de Dios sabe donde, por fin cruza la meta en lugar 37 para caer desfallecida en brazos de los ayudantes que de inmediato la llevaron a servicios medicos, sorprendentemente Gabrielle solo estuvo dos horas en atencion, se recuperó y fue dada de alta.


La consecuencia de semejante despliege de voluntad fue que se promulgó una ley en la Federacion Internacional de Atletismo a la que llamaron Ley Gabrielle Andersen, en donde se permite la asistencia medica a los competidores en pruebas de fondo sin que esto comprometa su participacion y si se resuelve que no pueden continuar deben ser retirados o serian sancionados, nunca mas se volverian a repetir escenas como las de Gabrielle.

Y ahora que los gobiernos tratan de inmiscuirse en temas que nada tienen que ver con el deporte, sobre si este pais no debe organizar una Olimpiada o si este otro viola los derechos civiles, recuerden este nombre: Gabrielle Andersen-Sheiss, una mujer de hierro, que venció sus limitaciones y sus dolores para llegar a la meta y con ello demostrar que todos los seres humanos podemos ser hermanos a traves del deporte.
Fuente e Imagenes:
Fuente Video:
Youtube.com





No hay comentarios.: