martes, abril 19, 2011

ENTRE EL VALOR CIVIL Y LA PREPOTENCIA POLICIACA.

Estos dos casos en esta ciudad de Mérida son comunes, pero uno de ellos es extraño, veamos de qué se trató.



----------------------------------------------------------------------------




"ME VOLÉ EL ALTO": EL VALOR CIVIL DE UNA MUJER PARA RECONOCER.




En calles del fraccionamiento Francisco Villa Poniente ocurrió un accidente, uno de tantos, pero aquí lo sobresaliente es que una persona, una dama, reconoció su culpa.


La dama de quien no se tiene la identidad transitaba a bordo de una camioneta Honda Odyssey, llegó a un cruce de las calles 103 y 42 diagonal, allí hay un semáforo, en ese momento a ella le marcaba en rojo, pero se lo pasó y...


Tras el impacto hubo daños a su camioneta, a otra camioneta de carga, un auto y otra camioneta de redilas, la policía estatal tomó detalles del percance y la dama tuvo suficiente valor civil para decir: es mi culpa, me volé el alto, ni qué rechistar ante esto.


Afortunadamente para ella tenía seguro de accidentes, así que la aseguradora llegó a un arreglo con las partes afectadas.


----------------------------------------------------------------------------






CHOQUE POR DETRAS: DE CÓMO UN POLICÍA MUNICIPAL SE VALIÓ DEL PODER DE SU UNIFORME PARA PRESIONAR.


Una patrulla de la Policía Municipal de Mérida golpeó por detrás a una camioneta en la que viajaba una pareja de ancianos.


Ocurrió frente al siempre conflictivo Portál de Granos en el centro de esta ciudad, de alguna manera el patrullero de la unidad 254 no guardó su distancia y golpeó a esa camioneta, tras esto llegaron otras dos patrullas y un motociclista de la Municipal y tras marcar el sitio del choque obligaron al conductor de la camioneta a moverla de su sitio sin esperar a que llegaran los peritos periciales.


Las protestas de los testigos del incidente se escucharon, vieron que hubo presión al señor de la camioneta, y además la patrulla 254 desapareció del lugar, así, limpiamente, sin llegar a nada con el conductor de la camioneta que ni la debía ni la temía.


Es como decimos en México: le echaron montón, chocaron a un inocente, le intimidaron y se fueron, fin de la historia.


---------------------------------------------------------------------------

Es realmente preocupante que yá no se tenga eso que antes llamábamos "valor civil" para asumir responsabilidad en este tipo de casos, los policías municipales se valieron del poder de su uniforme para retirar a una pareja de ancianos que fueron chocados por detrás por una patrulla que al cabo se fué del sitio del percance sin que su conductor reconociera su culpa.


Debería este oficial aprender de la dama que sabiendo que se pasó un ALTO y pudiendo llevársela cómoda diciendo que no lo vió prefirió reconocer su culpa y llegar a un arreglo con los afectados, y al final todos salieron ganando, aún quedan gentes que tienen valor.


Y a ver qué vá a decir el oficial de la patrulla municipal 254, debería tomar clases de manejo y de valor civil, qué pena.






Fuente e imagenes:

---Diario de Yucatán edición electrónica.

No hay comentarios.: