jueves, septiembre 08, 2011

QUEMA MUCHO EL SOL XXXIV.



A veces estas cosas no las comprendo...


Estaba checando qué mas poner en este bodrio de blog que Dios me dió (¿Dios tendra computadora?) y me hallé con esta nota venida de la República Rusa.


Resulta que un hombre de 47 años de edad hasta hoy no identificado decide salir de su natal Vladivostok, situada en la porción oriental de Rusia, ciudad costera que queda justo frente a Japón, este hombre quiso ir de vacaciones a Moscú, conocerlo, en fin.


No se sabe si llegó en avion o en el famoso Ferrocarril Transiberiano (es que en autobús esta muy pero muy lejos), el hombre llega, empieza a pasear... y es asaltado.


Le robaron su dinero y sus identificaciones, no sé qué le haya pasado por la cabeza de este hombre que en lugar de denunciar el rodo dedide regresar a Vladivostok... a pié, para esto inicia la formidable empresa de regresar a casa desde Agosto de 2010 cubriendo una distancia de mas de 9 míl kilómetros, entre escala y escala recogía botellas de plástico para reciclar y las vendía en las recicladoras, también hacía trabajos ocasionales para sobrevivir, y seguía caminando.


Por fín llega a Vladivostok, hogar dúlce hogar... y cruél también, apenas llega alguien le roba de nuevo lo poco que trae y además lo golpea, en esta ocasión este hombre denuncia, y así se supo su fantástica odisea.



No sé ustedes pero si a mí me asaltaran estando de vacaciones mejor denuncio, esta experiencia de caminar muchos kilómetros sólo para llegar a casa debe ser demoledora, créanme.







Fuentes:

---Yahoo Noticias.

---Taringa!.








Imagen:

---Jóvenes Vs. Medios de Comunicación.

No hay comentarios.: