viernes, enero 28, 2011

OTRA DE VIOLENCIA EN CONTRA DE NIÑOS.


La mujer de pants negros con listas rojas y blancas se llama Nidia María Puc Pomol, el hombre que está agachado con camiseta roja es Fredy Ávila Marcial, ambos están detenidos a la espera que se les dicte sentencia por asesinato del hijo de Nidia, un niño de apenas cuatro años.
.
.
Esta historia se teje desde inicios de Marzo de 2010 en Tizimín, Yucatán, México., hace casi un año, el hijo de Nidia estaba solo en un cuarto que rentaba la pareja y no paraba de llorar, Nidia era mesera de un bar y a veces trabajaba como bailarina, lo cual en este país es una forma de prostitución, Fredy es el amante de la mujer y por consiguiente el padrastro.
.
.
Ambos llegaron ebrios a ese cuarto y la mujer se durmió casi de inmediato sin hacer caso del llanto de su hijo, tal vez él tenía hambre, o miedo a estar solo, nunca lo sabremos, pero el hombre no podia dormirse a causa del niño, furioso, se levantó y aporreó al niño, según su declaracion durante la reconstruccion de los hechos de la cual forma parte la fotografía que les puse le habría dado mas de 10 puñetazos, hasta que vió que el niño se quedó muy quieto, tras esto encendió el televisor pero se quedó dormido.
.
.
Fué el televisor que volvió a despertar a Fredy y volvió a levantarse a ver qué estaba haciendo el niño, lo vió quieto, lo movió y debió sentir que el mundo se venía encima, estaba quedando rígido, despertó a Nidia y como ella no entendía lo que pasaba debió contarle todo.
.
.
Pasaron el resto de la noche con el cadáver del niño, él estaba silencioso y pensando qué hacer, ella lloraba, el niño estaba desnudo, se le vistió y envolvió con una sábana para llevarlo a sepultar de manera clandestina, el argumento esgrimido era que no tenían dinero para un ataúd y llevarlo a un cementerio.
.
.
Amanece, la pareja sube a la motocicleta de Fredy con el cuerpo del niño, fueron a la carretera que une a Tizimín con Calotmul, en una vereda se metieron y hallaron un lugar para enterrar al niño, mientras Fredy hacía el agujero para sepultarlo Nidia, llorosa, hacía una oración, luego lo enterraron y se fueron de allí, desaparecieron.
.
.
Más de una semana despues alguien que caminaba esa vereda halló lo que quedaba del cuerpo del niño, las autoridades tomaron fotografías del lugar y recogieron la ropa del niño, y por medio de esa ropa la abuela del niño y madre de Nidia, la señora Maclovia Pomol quien vive en Hunucmá reconoció quién era, apesadumbrada dijo que ella tenía al niño por seguridad dado el trabajo que su madre hacía pero que en Febrero de 2010 llegó Nidia diciendo que yá era hora de llevarse al niño.
.
.
Ahora la señora Maclovia Pomol llora tanto por la muerte del niño como por la suerte que correrá su hija, haber callado esa muerte.
.
.
Regresando al tema, la pareja se vá de Tizimín y llegan al vecino estado de Quintana Roo, a Playa del Carmen, lugar turístico, pero tambien lleno de vicios, quizá mas que en otros lugares, allí la pareja se afincó para empezar de nuevo y hasta tuvieron una hija.
.
.
Pero no les he dicho cómo los descubrieron y cómo ahora están con un pie en el penal, resulta que el 5 de Enero de este 2011 en la noche la niña de seis meses de Nidia lloraba, la madre no podía callarla y Fredy, que como en otras ocasiones estaba ebrio, intentó golpearla, Nidia se opuso y él la emprendió en contra de la mujer a la que le rompió la mandíbula a puñetazo limpio, alguien afuera escuchó la trifulca y llamó a la policia municipal, el hombre fué detenido y la mujer atendida en un hospital por fractura de mandíbula.
.
.
Pero había un boletín de la Procuraduría de Justicia de Yucatán, ambos eran buscados por el crimen de un niño, y fueron traídos al lugar del asesinato, ambos tuvieron que confesar lo que hicieron.
.
.
Por ahora están arraigados a la espera de la integracion del expediente para despues trasladarlos al penal, se espera que la sentencia de ambos sea larga y en el caso de Nidia la pena es doble por el hecho de haber callado el crimen y además perdería la patria potestad de la niña que tuvo con Fredy.
.
.
Yo veo estas cosas y realmente me pregunto si acaso existe Dios, y mi respuesta es amarga, nó existe, si de verdad existiera no permitiría que un animal como Fredy Ávila Marcial matase del modo mas cruel al niño, si de verdad existe Dios no hubiera permitido que Nidia Puc Pomol se quedara callada, debió denunciar, si es cierto que hay un Dios no debió permitir que esa pareja copulara para tener una niña.
.
.
¿Alguien alla afuera puede decirme si existe Dios?, yo no lo veo, lo único que veo es un niño asesinado, un hijo de perra asesino y una mujer complaciente que permitió esta atrocidad y que encima se atrevió a darle una hija al asesino de su hijo.
.
.
Que llore el mundo entero, ese niño del que ni siquiera sabemos su nombre no debió morir así, que llore Dios por esto... que llore, ¿en dónde estabas que no impediste que muriera?.
.
.
Yo sólo espero una cosa, que Fredy Ávila Marcial, ese maldito asesino, viva el infierno en vida cuando vaya al penal, y que cuando muera su alma se vaya a lo más profundo del averno y se pudra por siempre jamás.
.
.
.
.
.
.
Fuente e imagen:
.
---Diario de Yucatán edición electrónica.

No hay comentarios.: