martes, diciembre 18, 2007

A DIEZ AÑOS DE ACTEAL LOS VALIENTES NO ASESINAN...LOS PRIISTAS SI.






A fines de 1997 el periodista Ricardo Rocha que entonces trabajaba para TELEVISA, se dirigio al estado de Chiapas siguiendo la pista de unos indigenas que pertenecian a un grupo llamado Las Abejas, que simpatizaban con el E.Z.L.N. (Ejercito Zapatista de Liberacion Nacional), se sabia que esos indigenas estaban siendo perseguidos sin piedad por grupos paramilitares plenamente identificados con el Partido Revolucionario Institucional (P.R.I) y que los estaban acorralando en ciertos lugares para exterminarlos.

Rocha hallò asi en la comunidad de Acteal a unos indigenas tzotziles aterrorizados que huian de esos grupos paramilitares, entrevistando a uno de ellos le preguntò el por que de esa huida y le contesta que los priistas los querian matar, los querian acabar.

Ante esta impactante declaracion Ricardo Rocha pasa ese reportaje al aire para disgusto de gente de la Secretaria de Gobernacion que de inmediato ordena la salida del aire del periodista, y TELEVISA solo le pudo decir que ya le habian puesto precio a su cabeza y que no era la primera vez que eso pasaba (ya habia hecho un reportaje que tambien incomodo al gobierno sobre la matanza del Vado de Aguas Blancas), le sugirieron que saliera del pais mientras que las cosas se calmaban, asi que el y su familia literalmente huyen a Nueva York, EUA., y estando alla le llega el dia 23 de Diciembre un fax de sus colaboradores que le para la vida, el grupo paramilitar priista Mascara Roja habia asesinado a 45 indigenas tzotziles que estaban en oracion y ayuno en una capilla de madera en Acteal.

De inmediato surgieron varias preguntas: ¿quienes fueron?, ¿por que?, ¿quien los armo?, ¿quien mando esa matanza?, ¿con que fin?, ¿a donde huyeron los asesinos?, y asi por el estilo, y entonces se lleva a cabo la reconstruccion de este dantesco hecho.

Para empezar la comunidad de Acteal estaba enclavada en la que era la zona mas militarizada del pais a causa de las actividades del E.Z.L.N., lo cual suponia una vigilancia especial hacia esa region en particular, luego habia a unos 200 metros de esa comunidad un reten de la policia estatal, cuyos elementos afirmaron no haber escuchado ningun disparo, lo cual desde luego era mentira, puesto que durante siete largas y horrendas horas 90 encapuchados se dedicaron a exterminar a quienes estaban en la capilla y en el pueblo.

En total cayeron asesinados por los priistas 45 personas: 20 mujeres, 16 menores de edad y 9 varones, la capilla quedo hecha casi como coladera a causa de los innumerables disparos hechos en su contra, y las escenas de dolor conmmovieron a la opinion nacional, de inmediato se da orden de hacer una investigacion que culmina con la detencion, en la mayoria de los casos arbitraria, de gente indigena a quienes les atribuyeron el haber participado de esa matanza, y de alli los metieron al imfamante penal de Cerro Hueco sin que se les diera la menor oportunidad de defenderse, se dice que tambien entraron a investigacion unos ex-comandantes de la fuerza policiaca estatal que sabian de estos grupos armados pero que no hicieron nada al respecto, y apenas en estos dias se esta llamando a declarar al gobernador de ese entonces Julio César Ruiz Ferro, para agotar todas las lineas de investigacion sobre este hecho.

Este acto de barbarie metio a Mexico y al presidente Ernesto Zedillo en el ojo del huracan de la opinion publica mundial, se dijo que el pais era (y siempre lo ha sido) paraiso de la impunidad institucional, y es que el realidad hay gente que es intocable y que son quienes dan las ordenes para callar a quienes les venga en gana por no ajustarse a un modelo de gobierno predeterminado, y a los indigenas solo se les toma en cuenta para tiempos electorales y para exhibir a los turistas como mexican curious y no como lo que son, gente que siente y opina como los demas.

De entre los restos macabros de esta matanza los indigenas lograron rescatar una imagen de la Virgen de Guadalupe que habia quedado dañada con la metralla de los disparos y manchada en sangre, posteriormente esta imagen fue consagrada para guardar las almas de esas personas que murieron siendo inocentes y desde entonces los tzotziles la llaman la Virgen de la Masacre, y cuando se llevaban a cabo los funerales de las victimas un indigena hablo por todos al decir que aunque me maten, debo decir esto, existe el articulo 24 ( que habla de la libertad de culto ) y nosotros solo estabamos haciendo oracion, ¿por que nos hicieron esto?...

Guillermo Prieto, un liberal seguidor del presidente Benito Juarez, en una ocasion en 1855 en Guadalajara encaro a un grupo de militares que se sublevaron e intentaron cometer la imfamia de asesinar al Benemerito de las Americas, estos apuntaron sus armas y entonces Guillermo Prieto se interpuso entre Juarez y los soldados gritando ¡Levanten esas armas, levanten esas armas, los valientes no asesinan!, para luego encarar a otro soldado que aun apuntaba su arma y le dijo ¿Quieren sangre?...¡Bebanse la mia!.

Y a diez años de esa cruel matanza en Acteal, se habla de que existen las condiciones para que vuelva a suceder este acto de insania, los grupos paramilitares priistas aun estan actuando de manera impune, es gente muy preparada, avezada en el manejo de armas de alto poder, y que conoce muy bien el terreno en que viven los indigenas para perseguirlos y asesinarlos.

Hay que hacer algo antes de que esto suceda de nuevo, y parafraseando a Guillermo Prieto yo digo esto...LOS VALIENTES NO ASESINAN, LOS PRIISTAS SI, Y QUE LOS NOMBRES DE ESTOS COBARDES VIVAN PARA SIEMPRE EN LA IMFAMIA Y SE PUDRAN EN EL INFIERNO.



No hay comentarios.: